A Despedir el Año Viejo

¡Adiós 2020! A despedirlo a todo pulmón y totalmente recargados de optimismo para el 2021. Al ser el 2020 un año totalmente atípico, y debido a las particulares circunstancias que lo rodean, nos tocará encontrar la fórmula adecuada para celebrar el año que llega y, también para alojar bien en el fondo, en el baúl del tiempo, el año que se va.

Cábalas, tradiciones y resoluciones de fin de año abundan por doquier. Cada país, región o colectividad  posee las suyas. El objetivo es desearse siempre buen augurio para lo que está por venir. Amor, Salud y Dinero son las motivaciones fundamentales; y de ellas se derivan los demás anhelos.  

Aquí algunas tradiciones para el Año Nuevo:

  • Un puñado de lentejas (o comer lentejas): nos llega de Italia y para ser más específicos, de la antigua Roma.  Su significado parte  de la forma de esta peculiar menestra: redonda y achatada, al igual que una moneda. Se dice que en algún momento, estas lentejas se convertirían en monedas de oro, trayendo así, abundancia y prosperidad tanto a la persona que las poseía como a su familia. Y ya que estamos ubicados en la bota itálica, nada mejor que unas burbujas de un  Prosecco para animarnos. Si proviene de las zonas de Conegliano o de Valdobbiadene, mucho mejor. Para combinarlo, nada más delicioso que unos champiñones portobello rellenos de parmiggiano, queso crema, ajos y perejil, y bañados con aceite de oliva. Los portobellos pueden ir a la parrilla o al horno.
  • Las 12 uvas: Se dice que en España, a inicios del siglo XIX hubo una “buena cosecha”, lo que llevó a los viticultores a comercializar estas uvas como de “buena suerte”. Otros, en cambio, ubican el origen de esta tradición en Francia. Sin importar la procedencia, o las variaciones de cómo se deben ingerir, lo esencial es que debemos comer una uva por cada mes del año, y acompañarla de un deseo. No nos queda más que buscar un buen Cava, de preferencia Reserva o Gran Reserva y, en caso lleguen a nuestro mercado, uno de Paraje Calificado. Le podemos colocar una queso manchego, un jamón serrano, o unas tostadas montadas con queso crema, salmón ahumado y alcaparras.  Si nos atrae más la idea de que esta tradición provenga de Francia, pues, un Champagne, Crémant (d´Alsace o de Limoux los favoritos), Mousseaux o Petillant serán los elegidos. Pongamos un fromage de chévre (queso de cabra) al lado de un quiche de alcachofas y champiñones. ¡Inigualable!
  • Pasearse con una maleta (dar la vuelta a la manzana): Su origen puede estar en algún o en algunos países de Sudamérica, pero no se tiene completa certeza. Lo real, es que este ritual es para que se cristalicen todas las posibilidades de que se nos dé un viaje (o viajes) durante el año que empieza. Así de simple. Por lo tanto, las alternativas están abiertas para cualquier parte del mundo. Esto nos da la opción de seleccionar nuestro vino y a su acompañante, del país que nos plazca. Un tinto o un blanco de estas latitudes: Argentina, Uruguay, Chile y Perú. De latitudes septentrionales: Europa (España, Italia, Francia, Portugal, Alemania, Austria, Hungría); Norteamérica (EUA – California, Oregon, Washington State -; Canadá – Niágara Península y Okanagan Valle- ; México – Baja California-); Sudáfrica y Australia para cerrar. Maridaje libre, aunque la sensación de las brasas calientes no nos es para nada indiferente. ¡Bienvenido 2021!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *