¡Ay Margarita!

“Margarita yo te sueño cada día, dime cómo yo sabría si esperando estás por mí”, así iba la canción interpretada por Wilkins a finales de los 80s. El artículo que nos convoca hoy tiene tanto ritmo y sabor como la canción que mencionamos: el cóctel Margarita. Que dicho sea de paso, tiene como su día, el 22 de febrero.

Así como el Perú se enorgullece de su Pisco Sour, México hace lo mismo con su Margarita. Y podemos decir con total honestidad que los dos comparten orígenes un tanto ambiguos. Lo que sí podemos afirmar es que en algún momento, en algún lugar, alguien tuvo la idea de mezclar el Tequila con Triple Sec y unas gotas de zumo de limón; y como suele suceder en la ya extensa historia de la coctelería, otro lo difundió y lo popularizó.

Los relatos, crónicas y leyendas sobre su nacimiento son diversos. Algunos más verosímiles, otros más románticos y, muchos más, rayan en lo anecdótico. Lo cierto es que todos convergen en una cosa: el cóctel  nace por inspiración, admiración o pasión de o hacia una doncella.

Compartiremos un par de estas historias que nos parecen un tanto más coherentes:

Margaret “Margarita” Sames, una “socialité” norteamericana, de Dallas, Texas, daba fastuosas fiestas en su residencia de Acapulco. En una de estas reuniones, la cual auspiciaba el licor francés Cointreau; Margarita solicitó al barman crear un cóctel refrescante con Tequila que incluyera este famoso aperitivo/digestivo. Entre los invitados se encontraba Nicky Hilton, heredero e hijo de Conrad Hilton, dueño de los hoteles Hilton. Le gustó tanto el novedoso cóctel que lo incluyó en la carta de cocteles de la cadena, y lo bautizó como Margarita en alusión a la anfitriona de la fiesta.

Hussong´s Cantina fundada en 1892, es el más antiguo bar de Baja California. En ella, se dice que una noche, el barman Carlos Orozco estaba experimentando con nuevos tragos, cuando una mujer muy guapa llamó su atención. Ella era Margarita Henkel, hija del embajador alemán. Inspirado por la musa, creó un coctel que le hizo probar a Margarita. Ella, sorprendida por lo sabroso que le resultó el trago, le preguntó qué nombre tenía esa deliciosa preparación; a lo que él le contestó: ¡Margarita! También se cuenta que un camarero de un bar en Tijuana creo el cóctel cuando quedó cautivado por la belleza de una joven bailarina, que respondía al nombre de Margarita Carmen Cansino, que luego fue famosa bajo el sobrenombre de Rita Hayworth.

Pero suficiente de teoría, pasemos directamente a la práctica:

Margarita Clásica

La preparación será una decisión personal; o en una licuadora o en una coctelera; con hielo o sin él. Necesitas una onza de Tequila, una onza de Triple Sec y una onza de zumo de limón y cuatro cubos de hielo. Se licúa o se agita hasta que todo esté bien mezclado. Escarchar una copa con sal y servir. En caso se quiera mayor presencia del Tequila en la elaboración, aumentar la medida a dos onzas y bajar el zumo de limón a ½ onza.

Margarita de Tuna Roja – Receta Original

2oz. de Tequila; 1oz de Triple Sec; ½  oz.  zumo de limón o  “sweetened lime juice”; 1 ½  oz. de jugo de tuna roja endulzado con un poco de azúcar (colado sin pepas); 2 oz.  de miel de agave (o 1 oz. de sour mix). Colocar todos los ingredientes en un vaso “shaker” o coctelera con bastante hielo y agitarlo como si estuviésemos preparando un Martini .

Echar en un vaso con hielo frappé utilizando un colador. Debe ser una de las mejores Margaritas, ¡Créannos!