El Amigo Secreto

Estamos a muy poco de las celebraciones de fin de año, y son éstas las ocasiones que aprovechamos para confraternizar con quienes son parte de nuestro día a día. Las fiestas navideñas tienen esa cualidad, la de agrupar y juntar, sea dentro del entorno familiar, el amical o en el de los compañeros de trabajo. Está claro que cada persona, familia o colectividad posee costumbres y usos particulares; como, por ejemplo, reunirse para armar un nacimiento o para adornar el árbol de navidad. Son verdaderos momentos para compartir tiempo de calidad con aquellos que apreciamos.

Es así como el Amigo Secreto se ha adoptado como una práctica muy usual y divertida entre colaboradores y compañeros de trabajo, tanto para congeniar como para revitalizar el ambiente laboral. Podemos decir que su origen es totalmente occidental, ubicándose precisamente en los EUA. La historia sostiene que el filántropo estadounidense Larry D. Stewart, repartía en Kansas City, durante las navidades, dinero de manera anónima. Llegó a ser conocido popularmente como el “Secret Santa”. De esta expresión deriva el “amigo secreto”.

Para el amigo secreto basta con poner en una tira de papel los nombres de aquellos que van a participar. Dos reglas son las importantes y esenciales aquí: no se puede mencionar el nombre de la persona a la que te toca regalar, y tú, como amigo secreto, debes permanecer en total anonimato hasta el día del intercambio del regalo final. Para la entrega de los regalos del “día a día” (por llamarlos de alguna manera) puedes elegir a alguien de tu total confianza, que es lo más frecuente; o caso contrario, a un colega de otra área.

Dos cosas para considerar:

1.- Tu presupuesto total para esta actividad

2.- Saber qué tipo de “amigo secreto” es el que te ha tocado

Lo primero se define rápidamente. Para lo segundo, necesitas indagar un poco. Hobbies, preferencias o actividades que realiza, por ejemplo. También es útil saber si es alguien que disfruta de dulces o de los dulces caseros, o es de aquellos “pro-reciclaje”, quizá amante de las “delicatessen”, si disfruta de algún destilado o, es un enófilo amateur o consumado. Y así sucesivamente, podemos ir catalogando a nuestro “amigo secreto” para que los regalos secundarios y, el regalo principal elegidos sean de su total agrado.

Si la ocasión lo amerita, y nuestro amigo secreto es un apasionado de los vinos, destilados, o de algún producto gourmet o “delicatessen” en general, aquí en La Canastería contamos con una selecta y amplia oferta, no sólo de los productos mencionados, sino también de una atractiva gama de accesorios o complementos, que estamos seguros, contribuirán a enriquecer y a mejorar la experiencia sensorial.

Y nunca está de más repetirlo: Ubiquen una tienda de La Canastería y visítennos, que la selección que tenemos para estas fiestas es inmejorable en calidad y en variedad.

Roberto Viacava Duffy, Sommelier peruano y Consultor en Vinos. Colaborador de La Canastería.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *