La Cristalina y Amigable Vodka

A inicios de la Edad Media, hubo un gran salto en el desarrollo y refinamiento de la destilación de bebidas fermentadas con el objetivo de obtener alcohol. Es así que al expandirse este proceso por el mundo cada región o país empezó a destilar sus propios fermentos. Está claro que para producir estos mostos utilizaban los insumos propios de la zona. ¿Les resulta familiar esta afirmación? La historia se repite aquí con mucha claridad, como siempre ha sido así para cualquier manifestación humana que implique la elaboración de comidas o de bebidas.

Podemos hacer un ejercicio de libre pensamiento y deducir que los destilados con alto volumen alcohólico fueron consumidos con el fin de calentar el cuerpo y de hacerlo inmune al frío “por el efecto de insensibilidad  que produce el alcohol”.

Con esto en mente, es fácil inferir que son dos países de bajas temperaturas los que se adjudican el origen de la vodka: Rusia y Polonia. ¿Suena raro decir “la vodka”, no?

No tanto, el vocablo deriva del eslavo “voda”, agua, cuyo diminutivo es la palabra vodka (agüita). Ésta es una palabra del género femenino, por lo que “la vodka” es la manera correcta de llamar a esta bebida destilada.

En su forma más pura es incolora e insípida, lo que la hace totalmente amigable para elaborar diferentes cocteles y tragos. En su mayoría, es una mezcla de agua y alcohol etílico y, eventualmente algún saborizante. Al inicio, en Rusia, se usaba como base el fermento de diversas maderas; en la actualidad se elabora destilando fermentos procedentes de granos o de papas, aunque últimamente se están utilizando uvas u otros productos ricos en almidones. El volumen alcohólico va de 35% al 70%, aunque la mayoría se ubica en un 40%. Algunas vodkas pasan por una triple destilación. Posteriormente, para eliminar cualquier  impureza o rastro desagradables, muchos optan por filtrarla con carbón vegetal de manzano o abedul. Otros usan métodos más llamativos que incluyen la utilización de arenas de cuarzo, metales preciosos o diamantes. En algunos casos se procede a someter al destilado a muy bajas temperaturas, para inducir la solidificación de los residuos que posteriormente son eliminados. La bebida obtenida es completamente neutra y contiene 96 % de alcohol. Seguidamente se hace la mezcla con agua para rebajar el volumen alcohólico a los niveles permitidos para la categoría. La calidad del agua es fundamental para el resultado final. A menudo se suele recurrir a aguas puras provenientes de glaciares, manantiales o lagos.

¿Con qué o cómo combinarla?

Vodkas de precio módico son los preferidos para combinarlos con mixers o jugos. Con ellos podemos preparar diversos tragos o cócteles que se pueden beber mientras uno saborea bocadillos o piqueos  fríos, tapas, antipastos o snacks.

Si nos vamos hacia las Vodkas premium, lo usual es beberlas solas, sin mezcla. Aquí podemos elegir un buen caviar o algún buen reemplazo puesto sobre una tostada. Los pepinillos encurtidos son una excelente alternativa. La experiencia gustativa continúa con un salmón ahumado y alcaparras, o con un sabroso steak tartare. Si son quesos con los que queremos experimentar un poco, démosles una oportunidad a los cremosos Brie o Camembert. ¡No decepcionarán!

La Vodka nos permite viajar a muchos destinos: Rusia, Polonia, Finlandia, Suecia, Islandia, Lituania, EUA, Francia. Ustedes elijan a dónde.

Receta del Bloody Mary:

  • 150 ml de zumo de tomate. Puedes comprarlo ya hecho o prepararlo tú licuando tomates maduros y colándolos.
  • 50-60 ml de vodka
  • 10 ml de zumo de limón.
  • 3-4 gotas de salsa Perrins.
  • Unas gotas de tabasco según el nivel de picante que quieras.
  • Una pizca de sal.
  • Un poco de pimienta negra recién molida.
  • Cubitos de hielo.
  • Unas ramitas de apio y unas rodajas de limón para decorar.

Escarcha con sal un vaso alto, agrega 3 cubos de hielo.Coloca las gotas de salsa inglesa, de tabasco y el zumo de limón. Agrega el vodka.Termina de llenar el vaso con el jugo de tomate. Inmediatamente después agrega la pizca de sal y de pimienta recién molida.Decora con el apio, que te servirá también para mezclar bien la bebida.

Receta de Vodka Martini:

  • 1 1/2 medidas de vodka.
  • 3/4 ​​medidas de vermut seco.
  • Jugo de limón.
  • Licor de naranja.
  • Hielo.

Combina el vodka y el vermut seco en una coctelera. Llena la coctelera con hielo y vuelve a colocar la tapa. Agita la coctelera hasta que el alcohol esté bien frío. Para agregar más profundidad al sabor, aparte del jugo de limón, agrega un poco de licor de naranja. Cuela la bebida vertiéndola en una copa de martini y sírvela. Decorar nuestro cóctel, con una aceituna.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *