PISCO Y PERUANIDAD

Al hablar del Pisco siempre resaltamos su incontrastable esencia que nace de la destilación del mosto de uvas acriolladas a nuestros suelos por cientos de años y hacemos referencia a ese sentimiento de identidad que nos vincula como peruanos.

Hoy no nos ocuparemos de su origen, historia o arraigo. Eso sería muy reiterativo. Lo que sí vamos a hacer es darles algunos consejos sobre cómo disfrutarlo y maridarlo, con el único propósito de crear un ambiente animado durante estas fiestas patrias.

Para empezar, las preguntas de rigor serían: ¿cómo lo quiero tomar? ¿puro (sin mezcla) o en cóctel? ¿seco o aromático?

Ya con las respuestas claras y sabiendo qué queremos, elegiremos nuestro Pisco. Si nos decidimos por tomarlo puro, cualquiera de las uvas que señalaremos a continuación serán una excelente opción. En caso nuestro paladar se incline a aromas y  a sabores sutiles como cítricos-terrosos, entonces, la Quebranta, Mollar o Negra Criolla serán nuestras uvas de partida. Si en cambio disfrutamos de lo intenso, dulce y tropical, las uvas aromáticas como la Italia, Torontel, Moscatel o Albilla nos seducirán con esos toques de miel, azahar, lima, piña y plátano. Para los indecisos o para aquellos que quieren un punto medio,  nuestro generoso destilado bandera se “achola” y mezcla lo mejor de uvas no aromáticas y aromáticas.

Este mismo principio se puede aplicar para aperitivos, highballs y long drinks, en los cuales el Pisco es parte de la mezcla. El Pisco Sour por tradición es con uva quebranta, pero últimamente un buen Pisco acholado le otorga al Pisco Sour un carácter más perfumado.

Los tragos como el Chilcano, Pisco Punch, Perú Libre, cóctel de Algarrobina y el otrora popular Capitán, muestran mejor su vigor con uvas no aromáticas: Quebranta sería la predilecta, la seguirían, Mollar y Negra Criolla, en ese orden. Nuestros mixers siempre combinarán perfectamente con este tipo de uvas.

Y así como se trajo al Chilcano de vuelta, queremos desde esta tribuna, recuperar al Capitán, también conocido como el Martini peruano, un trago fresco y estimulante, que une Pisco y Vermouth Rosso estupendamente.

En la práctica siempre nos ha ido mejor cuando maridamos el pisco tomando como referente  la percepción táctil en boca. Por ejemplo, si lo bebemos puro, la sensación cálida del alcohol puede resultar apabulladora, así que unos canapés fríos, bruschettas o makis serán excelentes escoltas. En cambio, pongamos bocaditos calientes si estamos con un trago frío. Tequeños de lomito, alitas caramelizadas, brochetas, langostinos rebozados con salsa de maracuyá nos harán más que salivar. Busquemos siempre innovar un poco.

Por último, adquiramos nuestro Pisco en un lugar que haya seleccionado esmeradamente su oferta, tomando en cuenta procedencia, calidad y variedad. Solo así tendremos la certeza de contar con un excelente destilado.

Y llegó el momento esperado, el de hacer un brindis por la patria y de expresar nuestra peruanidad ¡¡Salud querido Perú!!

RecetaPisco Sour La Canastería

Ingredientes:

  • 4 onzas de pisco puro
  • 1 onza de jarabe de goma
  • 1 onza de jugo de limón
  • ½ clara de huevo
  • cubos de hielo a gusto

Preparación:

  1. Poner en una coctelera o en una licuadora todos los insumos esenciales, primero el pisco, luego el jarabe de goma, a continuación el jugo de limón, y finalmente la clara de huevo.
  2. Coloca los cubos de hielo.
  3. Si utilizas coctelera batir por 10 segundos. Si se utiliza licuadora licuar durante 05 segundos.
  4. Servir en dos tiempos: primero servir la copa hasta la mitad, pausar y luego completar llenando la otra mitad.
  5. Si desea, decora cada copa con dos gotas de amargo de angostura.
  6. Disfrutar

Receta – El Capitán o Martini Peruano

Ingredientes:

  • 1 ½ onza de Pisco Puro
  • 1 ½ onza de vermouth Cinzano Rosso
  • 4 gotas de amargo de Angostura
  • 4 cubos de hielo

Preparación:

  1. Ponemos a enfriar una copa de cóctel martini con hielo.
  2. En un vaso mezclador verteremos hielo y le daremos unas vueltas para que se asiente y enfríe el recipiente, extraemos el agua que se produzca y echamos todos los ingredientes sobre el hielo.
  3. Revolvemos toda la mezcla hasta que se enfríe y homogeneice y lo vertemos colando en nuestra copa enfriada.
  4. Para decorar, la tradición dicta unas aceitunas verdes, pero también podría servir una cereza dulce.
  5. Si alguien tiene el paladar más acostumbrado a tragos secos, se recomienda dividir la cantidad de vermú entre uno seco y otro dulce para realizar de este modo un trago más sofisticado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *