Una Guía para la Clasificación de los Vinos

Todos siempre queremos beber el mejor vino. Para que esto suceda debemos conocer correctamente el tipo de vino que queremos y, además, saber en qué rango de precios queremos ubicarnos. Nuestra preferencia por determinado vino será el punto de partida, y de ahí en adelante, nos ayudaremos con esta guía práctica sobre la clasificación de los vinos. Existen un sinfín de clasificaciones, sin embargo, la que les presentamos aquí condensa acertadamente la información esencial.   

1.- Clasificación general: es la más usada y la más importante. Clasifica a los vinos según su forma de elaboración, abarcando todos los tipos posibles. Se divide en dos: Vinos Tranquilos y Vinos Especiales.

Vinos Tranquilos (BLANCOS, ROSADOS y TINTOS): El contenido alcohólico de estos vinos oscila entre un mínimo de 9° y un máximo de 15°. Generalmente son secos (mínima azúcar residual). El proceso base de elaboración es muy parecido entre los tres. BLANCO: Es el obtenido a partir de uvas blancas. Aunque es poco frecuente, también puede ser producido a partir de uvas tintas de pulpa no coloreada a las que se les separa el hollejo (piel de la uva). TINTO.: Es el obtenido a partir de uvas tintas a las que no se les ha separado los hollejos. ROSADO: Es el obtenido a partir de uvas tintas cuyo mosto tuvo corto contacto con los hollejos. También puede provenir de mezcla de uvas blancas y tintas.

Vinos Especiales: Estos vinos en su mayoría suelen ser dulces o semidulces; hay pocos secos. Muestran un elevado contenido alcohólico que en muchos casos es por adición de alcohol vínico. Los procesos de elaboración varían de unos a otros. GENEROSOS (P. Ej. Jerez); LICOROSOS GENEROSOS (P. Ej. Porto); DULCES NATURALES (P.Ej. Late Harvest); MISTELAS; ESPUMOSOS NATURALES (P.Ej. Champagne); GASIFICADOS (P.Ej. Vin Mousseux); DE AGUJA (P.Ej. Pescador); ENVERADOS (de uvas no maduras/ País Vasco); CHACOLÍS (de uvas no maduras/ País Vasco). DERIVADOS VÍNICOS: vinos aromatizados, vermúes (del vocablo alemán “wermuth” que significa ajenjo), aperitivos vínicos. P.Ej. Cinzano, Martini, Nolly Pratt.

2.- Clasificación por edad: basada en diferenciar los vinos por sus periodos de reposo en bodega antes de salir al mercado. Se divide en dos: a) Vinos Jóvenes y b) Vinos de Crianza (CRIANZA, RESERVA y GRAN RESERVA).

Vinos Jóvenes: No han tenido ningún tipo de crianza en madera (en todo caso, han estado en contacto con chips de madera). Conservan muchas características varietales de las uvas de las que proceden. Consumo ideal en los 12-24 meses después de la vendimia. Es frecuente encontrar los tres tipos (blanco, rosado y tinto) como vinos jóvenes.

Vinos de Crianza: Han pasado un mínimo de crianza en barricas de roble y botella. Son vinos que desarrollan, además de las características varietales de las que proceden, otras características organolépticas debidas a este periodo de envejecimiento. Su consumo ideal depende de varios factores, pero por lo general es de más o bastante más largo plazo que los vinos jóvenes (normalmente entre 3 y 10 años, aunque algunos aguantan hasta 20). Los vinos de crianza, en su mayoría son tintos, aunque también hay muchos blancos y, es muy raro encontrar rosados.

3.- Clasificación por grado de dulzor: el contenido de azúcar residual del vino determina su naturaleza. Es bastante usual en vinos generosos y espumosos. A. Vinos Secos – Xtra Brut o Nature: menos de 5 gramos/litro; b) Vinos Semisecos – Brut: entre  5-15 gramos/litro; c) Vinos Abocados – Sec: entre 15-30 gramos/litro; d) Vinos Semidulces – Demi Sec: entre 30-50 gramos/litro; e) Vinos Dulces – Doux:  mayor de 50 gramos/litro. Todos estos son valores promedios. Cada país, región o D.O.  determina con exactitud en que rango se sitúa cada variedad.

Empecemos a utilizar esta valiosa información para seleccionar mejor los vinos que nos agradan. ¡Buen fin de semana!

Roberto Viacava Duffy, Sommelier peruano y Consultor en Vinos. Colaborador de La Canastería.