Una Navidad de Cócteles

Es fascinante entender cómo los cócteles ganaron un espacio dentro del mundo de las bebidas alcohólicas. Desde los más básicos hasta los más elaborados, la ciencia de la coctelería echó mano de cuanto insumo estuvo a su alcance para crear, y en algunos casos, recrear, una gran cantidad de  sabrosos y cautivantes tragos. Vinos, cervezas y, posteriormente, destilados, fueron su campo primordial de experimentación. Luego llegaron los demás insumos.

Es así, que hoy nos unimos a las celebraciones de Navidad, con estas prácticas recomendaciones sobre qué cócteles elegir y preparar, para contribuir en hacer de estas festividades un momento de grato solaz y de sincera unión.

A diferencia del hemisferio norte, en el que las bajas temperaturas azotan y se buscan cócteles o tragos un tanto más calóricos que ahuyenten el frío; aquí, en el hemisferio sur, en cambio, con el verano ad portas, las bebidas tienden a ser algo más refrescantes. Pero como es una cena la que nos reúne,  buscaremos equilibrar nuestra propuesta entre cócteles templaditos y fríos.

Cóctel de Algarrobina: no podía faltar este clásico en la víspera de Navidad. Pisco, yemas de huevo, leche evaporada y algarrobina. Se sirve siempre frío, adornado con una cremosa espuma en la que se espolvorea una pizca de canela. Es una interpretación libre y muy peruana del británico Eggnog.  ¡¿Para qué más?!

Receta:

  • 1 3/4 de taza de pisco
  • 1/2 de taza de algarrobina (o jarabe de algarrobina)
  • 1 taza de leche evaporada
  • Azúcar (variante: usar 1 lata de leche condensada, en vez del azúcar y la leche evaporada)
  • 2 yemas de huevo
  • Canela molida
  • 16 cubos de hielo o más si se desean más suaves
  • Batir todos los ingredientes menos la canela en una licuadora. Empezar con el huevo y luego ir agregando: la leche evaporada, el jarabe de algarrobina, el pisco, y el azúcar al gusto (o la leche condensada). Agregar el hielo y seguir licuando. Verificar el sabor y agregar lo que al gusto le parezca necesario. Servir en copas pequeñas individuales como aperitivo y espolvorear encima con canela.

Vino Caliente: Costumbre muy europea de beber el vino para resistir las frías noches invernales. Es indudable que cada región utilizaba la bebida alcohólica que tuviera a mano: vino, destilados, cerveza. A éstos se les agregaban algunas especias para saborizarlas y darles un matiz especial.  De las frías noches navideñas europeas surge también la tradición de beber una cerveza de estación (Noël), oscura con alto nivel de alcohol (10 – 12% Vol. Alc). Este vino que se toma caliente, adopta distintos nombres a través de Europa: Vino Brulè, Glühwein, Vin Chaud, Mulled, Grogg.

Receta: Calentar media botella de vino en una olla a fuego suave. Agregar uno o dos clavos de olor, una rama de canela, un anís estrellado, un trozo de cáscara de naranja y dos cucharadas colmadas de azúcar.

Bellini: En estas festividades no podía faltar un buen espumante como ingrediente básico de este simpático coctel italiano que también lleva durazno. Sabroso y divertido, para tomarlo mientras se picotea uno que otro fruto seco. Una variación atractiva aprovechando que es temporada de fresas: Rossini. Sólo se remplazan los duraznos por fresas.

Receta:

  • Champagne 150cc
  • Duraznos blancos Unidades
  • Pulpa de durazno 50 cc  
  • Pele un durazno blanco o melocotón y proceda a licuarlo con muy poca agua. Tome una copa helada de champagne y coloque la preparación obtenida : aproximadamente 50 ml de pulpa de durazno blanco. Para evitar generar espuma, vierta 150ml de cava con una cuchara larga espiralada.La producción de espuma no haría más que retrasar la preparación y levantar la temperatura del trago. Revuelva suavemente.

Hot Toddy: Para calentar el cuerpo y el espíritu en nochebuena. Tremendamente simple de preparar y agradable es este cóctel caliente de Whisky.

Receta:

  • 3–4 cucharadas de whisky (45–60 ml) nosotros usamos bourbon
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 1 cucharada de sirope de arce
  • 3/4 de taza de agua caliente (200 ml)
  • 1 rama de canela (opcional)
  • 1 rodaja de limón (opcional)
  • Mezcla el whisky, el zumo de limón y el sirope en una taza hasta que estén bien integrados. Echa el agua caliente y vuelve a mezclar. Sirve tal cuál o decora con una rama de canela y una rodaja de limón. Además, le darán más sabor. Esta bebida se toma caliente, por eso lo ideal es beberla recién hecha.

Blanca Navidad Martini: Del imaginario coctelero llega esta versión del Martini, que de seguro impresionará a propios y extraños. Otra bebida que no demanda nada más que los ingredientes: crema de leche, Vodka, Amaretto y nuez moscada.

Receta:

  • 1 onza de vodka
  • 1 onza de amaretto
  • 1 onza de crema espesa
  • Guarnición: nuez moscada rallada
  • En una coctelera llena de hielo, vierta el vodka, el amaretto y la crema espesa. Agite vigorosamente. Colar en una copa de cóctel fría. Decorar con nuez moscada rallada encima ¡Servir y disfrutar!

Bueno, ¿por cuál se animan? ¡Ya nos contarán! Un salud y un abrazo fraternal en esta Navidad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *